La demolición marxista de la Iglesia

Todo este asunto provocado por el obispo portugués de Oporto, Manuel Linda, quien en las recientes declaraciones ha negado el Dogma de la Virgen María,  está dentro de un contexto donde nada queda a la improvisación. El Vaticano tiene uno de los mejores servicios de inteligencia del mundo y, ese servicio de inteligencia, le permite saber quién es cada quien y cómo piensa cada uno de los obispos en prácticamente todas las diócesis de la Iglesia y del mundo. En base a esto, no se puede afirmar que ciertas declaraciones polémicas de este o, del otro obispo, sea una sorpresa, ya que de ser así, la autoridad de la Iglesia tiene mecanismos suficientes para poner a cada uno en su sitio.

Compartir
mm
Mons. Manuel Linda

Desde la elección de Francisco como responsable de la Iglesia, mucho ha cambiado todo esto y, tanto está cambiando la situación que ya no se trata de que un obispo diga un disparate o, simplemente haga declaraciones en contra de la Doctrina de la Iglesia, sino que el mismo Francisco hace declaraciones que van en la misma dirección. ¿Puede resultar que todo esto sea fruto de una casualidad? Las evidencias de lo que estamos viviendo muestran claramente que lo que estamos viviendo, nada es fruto de ninguna casualidad

He dedicado no poco tiempo al estudio de la infiltración de miles de jóvenes carentes de vocación y de fe dentro de la Iglesia, infiltración efectuada a través de los seminarios, para que, una vez ordenados sacerdotes, fueran ocupando los más altos cargos dentro de la Iglesia y, que una vez en posesión de esos altos cargos, ir demoliendo la Iglesia por dentro en un proceso de tiempo relativamente corto.

Malaqui Martin

Este es un tema tratado extensamente por otros autores, entre ellos el historiador español Ricardo de la Cierva, sin olvidar al conocido y desaparecido padre irlandés Malaqui Martin, quien en su testimonial libro “El último Papa”, describe con precisión toda una poderosa mafia vaticana compuesta por cardenales homosexuales y marxistas, cuyo objetivo, no solo es convertir a la Iglesia en un organismo adaptado a las ideologías del mundo, sino principalmente, imponer un Papa de su ideología.

Christina Bella Dodd

Tenemos también manifestaciones hechas por otras personas, como fue la Secretaria Jurídica del partido comunista norteamericano, Christina Bella Dodd, quien aportó datos muy precisos del grado de infiltración de homosexuales y marxistas dentro de la Iglesia. Igualmente tenemos datos muy concretos que aportaron ex-agentes del servicio de inteligencia de la antigua Unión Soviética, como la temible KGB, entre ellos, están Anatoly Golitsin y Mikail Mitrokin, quienes informaron del grado de infiltración del marxismo en el interior de la Iglesia; sin olvidar el impresionante informe denominado AA-1025, donde se describe el grado de infiltración de curas y obispos comunistas en el interior del Vaticano. La lista es muy larga y suficientemente documentada, con nombres y apellidos, incluidos asesinatos y ajustes de cuentas entre ellos.

Dicho de otra forma, el enorme desbarajuste que estamos viviendo actualmente en la Iglesia Católica, cuya característica principal es la extraordinaria confusión doctrinal en todos los ámbitos, no es fruto, como he dicho antes, de ninguna casualidad, sino que se trata de la etapa final de ese proceso de demolición interno de la Iglesia que lleva aproximadamente un siglo. Actualmente, ese trabajo de infiltración por parte de las sociedades secretas en el interior de la Iglesia en el último siglo, se puede afirmar sin temor a estar equivocado que, YA LO TIENEN COMPLETADO.

El objetivo final de todo este proceso, una vez completado el trabajo de más de un siglo de infiltración de homosexuales y marxistas en los más altos cargos eclesiásticos, no era otro que completar dicho trabajo de infiltración con la elección de un Papa elegido entre los cardenales formados dentro de la ideología marxista, pero al mismo tiempo, con notables simpatías hacia las nuevas tendencias sociales, especialmente el movimiento “gay” y el marxismo sociológico que, nos guste reconocerlo o no, son las dos tendencias predominantes entre los jesuitas actuales. Lo que viene a confirmar que, no es fruto de ninguna casualidad que el actual Papa sea precisamente jesuita.

El hecho concreto al que quiero referirme, consiste en que, la actual forma de actuar de Francisco, revela en toda su crudeza que, con su táctica de afirmar notables declaraciones del Magisterio que, en todo apoyan a lo establecido por la Doctrina, tiene a su vez, la extraña habilidad de negar con los hechos todo lo contrario de lo que dijo el día anterior.

Esta astuta habilidad que tiene Francisco de confirmar la doctrina para todas aquellas personas ingenuas que no se enteran de nada, haciendo ver a los demás que no se ha desviado de la Doctrina, pero desmintiendo con los hechos todo lo contrario de lo que dijo el día anterior, viene a confirmar que, este proceso de infiltración y demolición de la Iglesia YA ESTÁ COMPLETADO.  

Por lo tanto, la declaración de obispos y cardenales que actualmente manifiestan abiertamente su oposición al Magisterio y a la Doctrina de la Iglesia, negando incluso los Dogmas que sostienen las columnas de la Iglesia, viene a confirmar que, pueden hacer esas declaraciones en cuanto que, saben que quien está en la cúpula de la Iglesia, forma parte de ese “ejército de infiltración” y, en consecuencia, saben con certeza que digan lo que digan, no habrá ninguna sanción.

Mons. Manuel Linda

Las declaraciones del obispo portugués de Oporto, monseñor Manuel Linda, y la de otros muchos, negando los dogmas de la Iglesia, encaja perfectamente con la manifestación expresada hace unos días por parte del propio Francisco, quien ha negado abiertamente el mismo dogma de la Inmaculada Concepción de María; exactamente lo mismo que ha manifestado el obispo de Oporto, monseñor Manuel Linda.

Haciendo entonces un resumen en base a todo esto que estamos viviendo, aviso a quien quiera entender y comprender que, con estos apoyos que tiene Francisco en torno a él, donde la demolición del Magisterio ya es una realidad, es un signo de que Francisco ya tiene preparado un golpe definitivo a la Doctrina de la iglesia, a través de la cual se negará la validez e historicidad del evangelio. De los acontecimientos que surjan a continuación de todo esto, no requieren visión de profeta para saber lo que se nos vendrá encima.

Del mismo autor y tema: La infiltración en la Iglesia

Compartir

2 thoughts on “La demolición marxista de la Iglesia”

  1. Me permito precisar que el libro titulado “AA 1025” traducido al inglés en 1991, es la obra de de Marie Carré, (1905-1984) ,una francesa calvinista y enfermera que se hizo católica en los años 1960. Su libre “ES 1025 ou les mémoires d’un anti-apôtre” tuvo su edición original en francés en 1972, un pequeño libro de unas 100 páginas, escrito hace casi medio siglo, a partir de confesiones auténticas de comunistas hechos sacerdotes con misión de infiltrar la Iglesia, ya se lo decía todo, pero se trataba de una estratégica tan perversa, tan diabólica que no había mucha gente que podía admitirlo. Sobre todo en los años 70, en plena época de la URSS triunfante, del “Peace and love” estadounidense y del delirio del 68 francés (sin hablar por supuesto de los años post-conciliar Vaticano II). El libro se quedó confidencial y sólo leído los católicos franceses ya convencidos y fieles a la tradición, ya en conflicto con la Roma “moderna”.” traducido al inglés en 1991 (AA 1025) y ahora disponible en línea en castellano.
    Por supuesto fue fácil decir que Marie Carré era una católica integrista, tradicionalista, complotista, etc. Como es fácil decirlo hoy de la gente que se interroga fuerte y hondamente sobre el pontificado del papa Francisco.
    Hoy la Iglesia, salvo excepciones, habla como el mundo… es terrible. Sin embargo, podemos pensar que hay más gente que se da hoy cuenta de lo que ocurre que hace medio siglo. La realidad cruda nos viene con un efecto boomerang terrible…Unos pequeños centros de resistencia se instalan. Las puertas del infierno no prevaldrán. En la época del arrianismo, los obispos fieles se contaron con los dedos de una sola mano. Pero como es difícil luchar y no olvidar que a cada generación hay que luchar de nuevo. Sin embargo cuando olvidamos que la lucha hace parte de nuestra vida terrestre, vienen las catástrofes.

    1. Estimado seguidor: Magnífico comentario. Muy ilustrativo y sólido. Se ve que conoce. Estamos abiertos a que lo comentarios y comentariasta como usted se transformen en artículos y articulistas. Es una forma muy importante de luchar porque de verdad que la situación es crítica. Mil gracias. Saludos cordiales

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*